¿Soy débil por tener depresión?

depresión

 Como me podía estar pasando esto a mi!!! depresión.

Durante mucho tiempo yo misma me hice esta misma pregunta, no entendía como la depresión, me podía estar pasando a mi, era una chica joven, agraciada físicamente con una familia estable, hijos sanos y encantadores y una pareja que me quería mucho y claro tenia un trabajo creativo y encima ganaba bastante bien.

Al principio escuché de todo, “estas siendo débil!”,  “nada más que tienes tonterías en la cabeza”, ” en mi piel tenías que estar”…..

Y así podría tirarme horas y horas. Nadie entendía que me estaba pasando y para ser sincero yo misma tampoco. Por supuesto yo hacía como que no pasaba nada, intentaba ser “fuerte”, lloraba a escondidas, intentaba no ver a nadie… Y sin darme ni cuenta entre en una anorexia nerviosa, al principio no era consciente de ello, estaba muy cansada, no tenía ganas de comer, la verdad no tenía ganas de nada.

En un mes perdí más de 10 kilos y lo peor del tema es que esa bajada de peso me proporcionaba un falso control, había algo que podía controlar, ya que no podía controlar mi estado de ánimo controlaba la comida que entraba en mi boca, se convirtió en mi único refuerzo, lo único que me hacía feliz.

Pero esos 10 kilos comenzaron a no ser suficientes.

Perdí por completo la visión de la realidad, la gente me decía que estaba fantástica, que si era modelo y eso aún más me reforzaba. En toda mi enfermedad que duró aproximadamente 3 años llegue a perder 25 kilos y con 1,75m llegué a pesar 52 kilos y lo peor e que yo me seguía viendo gorda, me seguía dando asco.

Normalmente la anorexia nerviosa va asociada a una depresión, pierdes el sentido de la realidad.

Mi trabajo para salir de estas enfermedades ha sido muy duro. Hubo un momento en el que no veía ningún tipo de solución. Tenia mucho miedo, tan sólo quería dejar de vivir. Mi dolor era tan profundo y mis fuerzas eran tan escasas, que era la única solución que veía viable. No quería seguir haciendo daño a mis hijos y a mi familia.

Tuve que ser hospitalizada y estuve un verano ingresada (ajeno a mi voluntad). Al principio yo no quería estar allí, me obligaban a comer, pensaba que todos estaban en contra mía.

Pero un día decidí dejar de pensar, tomarme la medicación y hacer exactamente lo que me recomendaban los médicos.

Decidí que ya que no quería estar allí (estaba obligada) y que como la vida ya no tenía sentido para mí, iba a darles una oportunidad, ya que yo sola me veía incapaz, lo iba a intentar por última vez.

Y aquí estoy! tres años más tarde, estoy a punto de recibir el alta, me cuido, me mimo y me observo. He dejado atrás todo lo que no me sentaba bien. La gente que me hacía mal y las situaciones que para mí no eran adecuadas. Y os puedo decir con la boca muy grande, que soy más feliz que nunca.

He tenido que hacer muchísimos esfuerzos, pero ha merecido la pena, ahora me conozco mejor que nunca.

Con esto tan sólo os quiero decir, que se puede salir, que somos mucho más fuertes de lo que nos hacen creer. Es una enfermedad como cualquier otra, sólo que los síntomas son más difíciles de localizar.

Se que cuando uno tiene depresión, piensa que eso no se va a pasar nunca, es como si el cerebro hiciese “clic” y te conviertes en otra persona. Que si estas ahora mismo en una situación parecida a la mía, seguramente no veas la salida. Pero yo te digo que la hay, déjate ayudar, ponte en manos de especialistas y deja de pensar. Haz lo que te digan y tomate la medicación que te recomienden.

Cada persona es un mundo y sus circunstancias, pero hay una salida y esta está llena de luz y de color aunque ahora mismo no la puedas ver. Estoy aquí para lo que necesites, no estas sol@.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.