Yoga para adelgazar

YOGA PARA ADELGAZAR, IDEAL PARA FORTALECER EL CUERPO.

El yoga es una disciplina tradicional física y mental que tiene su origen en la India.

Según sus practicantes, el yoga aporta como resultado el bienestar físico y mental o la percepción de que el yo es espiritual y no material. Según las doctrinas hindúes en las que se asienta el yoga, el ser humano es un alma encerrada en un cuerpo y para llevar una vida plena es necesarios satisfacer tres necesidades:

  • Física (salud y actividad)
  • Psicológica (conocimiento y poder)
  • Espiritual (felicidad y paz).

Cuando las tres necesidades están cubiertas, hay armonía.

El yoga nos ayuda a adelgazar.

Numerosos investigadores han demostrado que el yoga permite adelgazar a largo plazo. Gracias al potencial de éste para ejercer control mental sobre uno mismo. Dominando los impulsos y mejorando los hábitos alimenticios y por otro lado, gracias a la mejora de todas las funciones del organismo.

Según explicábamos en el artículo anterior, sobre la obesidad emocional, los niveles de cortisol suelen ser altos en personas con tendencia a la depresión, a la irritabilidad etc. El cortisol provoca una señal que induce en el cuerpo la sensación de hambre y la necesidad de tomar alimentos de forma compulsiva. Pues bien, se ha comprobado que la práctica del yoga disminuye el nivel de cortisol en el organismo, ayudándonos a controlar nuestros impulsos.

Las posturas del yoga o asanas

Tienden a normalizar las funciones del organismo. Regulando la respiración, la circulación de fluidos, la digestión, también la eliminación de toxinas y el metabolismo. Afecta de forma positiva sobre el funcionamiento de todo el cuerpo, ya sea a nivel fisiológico como psicológico.

En próximos artículos os iremos recomendando algunas posturas básicas para iniciarse en la práctica del yoga.

,

2 ejercicios fáciles para hacer después de un embarazo

Ejercicios fáciles, después del embarazo.

Después del embarazo necesitamos ejercicios fáciles y rápidos para volver nuestro abdomen a su sitio.

Ana escribió:

Hola soy mamá de dos hijos y a causa de ello mi abdomen ha quedado demasiado flácido y he engordado mucho las piernas. ¿Hay algún ejercicio que pueda hacer en casa sin tener que ir a un gimnasio para bajar la barriga?

Gracias

La flacidez

La flacidez es uno de los síntomas más comunes después de un embarazo. Además de una dieta equilibrada, como tú bien indicas, el ejercicio diario es crucial y muchas veces no tenemos tiempo para ir a un gimnasio o salir de casa y dedicar el día a nosotras.

Te aconsejamos algunos ejercicios caseros que seguro puedes hacer a diario y sin dejar tu rutina de lado.

Ejercicio nº 1 “Bicicleta”:

  • Te acuestas sobre el suelo boca arriba y pones tus manos detrás de la cabeza
  • Acercas las rodillas hacia el pecho y levantas los omóplatos sin tirar del cuello
  • Alternando las piernas, efectúas el movimiento similar alpedaleo que se hace en una bicileta.

Ejercicio nª2:

Este ejercicio es ideal para los abdominales rectos y oblicuos.

  • Primeramente, te sientas en una silla y estabilizas la parte superior de tu cuerpo, cogiendo con las dos manos las manijas de la silla
  • Presiona tu espalda contra el respaldo y contrae los abdominales de modo que levantes las piernas. Lo ideal es que tus rodillas se acerquen hacia tu pecho cuando levantes las piernas
  • Baja las piernas lentamente y realiza entre doce y dieciseis repeticiones.

Ambos ejercicios son ideales para la reducción del abdomen, recuerda que lo ideal es que camines una hora al día por lo menos, que subas y bajes escaleras siempre que puedas, y además algo divertido y que ayuda mucho es bailar.

Por tanto, busca tus momentos libres para hacer algo divertido además de saludable, nunca tomes el ejercicio como una obligación, te cansarás de él y lo dejarás pronto.

Esperamos haberte ayudado.

,

¿Adelgazar de forma fácil?

Adelgazar de forma fácil, una tarea sencilla si sabes porque engordas.

A veces adelgazar de forma fácil nos parece una meta inalcanzable porque no sabemos porque engordamos o nos mantenemos.

El exceso de grasa corporal, por lo general va acompañado por un aumento de peso, aunque no siempre se cumple esta regla.

Causas principales:

Existen muchas causas pero nos vamos a centrar en las dos principales que son:

  • Mayor ingesta de calorías que las que el cuerpo necesita.
  • Menos actividad física de la que el cuerpo necesita.
  • Herencia genética.

Si se ingiere más calorías de las necesarias, éstas se acumulan en forma de grasa, y si por el contrario se utiliza más energía de la consumida se utiliza la grasa almacenada como energía (así es como adelgazamos).

La herencia genética tiene un papel importante debido a las tendencias metabólicas, pero sobre todo a los hábitos culturales en dietas.

Hacer una dieta supone preparar una tabla de alimentación equilibrada con menos calorías de lo que uno toma normalmente y aumentar el gasto calórico (con actividad física.)

¡¡Eso sí!! Las dietas milagrosas no existen.

La mayoría de estas dietas no son equilibradas ya que suelen ser muy bajas en calorías o en hidratos de carbono, lo que provoca una rápida perdida de peso, perdemos líquidos pero en el momento que los volvemos a introducir en nuestra dieta se recupera el peso perdido muy rápidamente. Como cada uno de nosotros es distinto, lo recomendable es acudir siempre a un profesional médico o dietista que nos asesore

Hay que sospechar de las prohibiciones exageradas como por ejemplo solo comer proteínas, grasas o azucares. Estas dietas provocan desequilibrios metabólicos importantes y serios problemas de salud.

Recuerda, por norma general las dietas deben aportar los principales nutrientes y ser lo mas equilibradas posibles.

Algunos consejos para una buena dieta:

  1. No te impongas la dieta como un castigo. Es mejor abandonarla y volver a empezar cuando estés preparad@.
  2. Los resultados de la dieta no se ven enseguida, empiezan desde la primera comida. Los kilos no aparecieron en una noche y no desaparecen en un día.
  3. El régimen debe seguirse tal y como ha sido elaborado. No comer ni más ni menos. Recuerda: la digestión empieza en la boca. Una masticación correcta es la base para la asimilación correcta de los alimentos. Aparte de que nos sacia mejor.
  4. Realiza actividad física regularmente. No hay que correr una maratón, es suficiente con caminar todos los días de 30 a 60 minutos.

 

Cáncer de mama: consejos para su prevención y detección precoz

El cáncer de mama afecta al 5% de las mujeres en España.

Pero este dato no debe alarmarnos porque, teniendo en cuenta algunos consejos. Podemos prevenir o detectar le cáncer de mama en una fase prematura. Según los especialistas actualmente un 90% o un 95% de los cánceres de mama que se diagnostican precozmente se pueden llegar a quitar mediante una pequeña cirugía que no implica la mastectomía (extracción de la mama) y se curan totalmente.

Para prevenir el cáncer de mama es fundamental llevar un estilo de vida saludable ;

  1. Hacer ejercicio regularmente (no se conoce bien cuál es el mecanismo pero está comprobado que en mujeres con una vida sedentaria el cáncer tiene una mayor repercusión)
  2. Llevar una alimentación sana:
  • Dieta rica en fibras. La fibra arrastra las toxinas y las elimina de nuestro cuerpo.
  • Dieta baja en grasas, sobre todo de origen animal.
  • Dieta rica en antioxidantes, con abundancia de vegetales y alimentos frescos.
  • No calentar demasiado los aceites a la hora de cocinar, pues las temperaturas elevadas producen reacciones de oxidación que generan radicales libres.
  • No abusar del alcohol, pues éste deprime el sistema inmunitario y acelera los procesos oxidativos del cuerpo.

Para detectar el cáncer de forma prematura es fundamental la observación periódica. Cuanto antes se diagnostique el cáncer, mayores serán las posibilidades de que el tratamiento curativo tenga éxito. En mujeres mayores de 40 (o mayores de 30 si hay antecedentes familiares de cáncer). Se recomienda hacer una mamografía anualmente y un autoexamen mamario cada mes.

Para hacer la autoexploración has de seguir los siguientes pasos:

  • Ponte frente a un espejo y observa los senos. Comprueba que el contorno del pecho es regular, que no existe piel de naranja ni secreción de ningún tipo de fluido por los pezones. Palpa la superficie en movimientos circulares. Comprueba que los
pezones apuntan en la misma dirección.
  • Levanta los brazos, apoya las manos sobre la cabeza y observa de nuevo el contorno del pecho, también el aspecto de la piel y la dirección de los pezones. Palpa los pechos alternativamente.
  • Ahora inclínate un poco hacia el espejo y pon las manos en la cadera, así que arquea un poco los hombros y haz la misma observación que en el paso anterior.
  • Túmbate hacia arriba, con una almohada bajo el hombro derecho, y con el brazo derecho encima de la cabeza, explora el pecho, las axilas, los huecos de las clavículas y la base del cuello, a veces el tumor puede empezar ahí. Repite la exploración en el lado izquierdo.

La autoexploración se convierte en una pieza clave. Ante la menor modificación en el aspecto de la piel o el volumen del seno, debemos acudir al médico.

4 soluciones para la pérdida de firmeza

Pérdida de firmeza, nuestro gran enemigo.

La pérdida de firmeza es uno de los tratamientos estéticos y médicos más demandados.

¿Sabías que en España nos gastamos alrededor de 45 millones de euros anuales en cosmética anti-edad?. Somos líderes en intervenciones quirúrgicas, aunque Estados Unidos es el país más consumidor en productos cosméticos antienvejecimiento.

El principal problema de las personas al envejecer es la pérdida de firmeza en la cara y en el cuerpo y la aparición de arrugas.

Ya sabemos que el envejecimiento no se puede parar pero si se puede ralentizar.

También sabemos que nuestro cuerpo se deteriora porque nos oxidamos.

En la juventud, nuestro cuerpo cuenta con muchas sustancias antioxidantes y gracias a ellas, funciona mejor. Con la edad cada vez tenemos menos antioxidantes y más células deterioradas, y esto se traduce en esa pérdida de firmeza.

La medicina anti-edad defiende 4 principios básicos:

  • La alimentación rica en antioxidantes: Frutas, verduras, cereales, menos carne, menos grasa, ácido linoleico, etc…
  • Actividad física moderada ya que el exceso de ejercicio produce oxidación.
  • Mejorar los hábitos, dejar de fumar, no beber en exceso, dormir bien.
  • Tener una buena actitud ante la vida.

Alimentos ricos en antioxidantes:

Si te queda alguna duda o quieres empezar a probar una alimentación mejor, podrías empezar comiendo algunos de los principales nutrientes antioxidantes:

  • Vitamina C (kiwi,  cítricos, fresas, pimientos)
  • Betacaroteno (albarcoque, cerezas, melón calabazas zanahorias espinacas)
  • Vitamina E (aceite de oliva, frutos secos, vegetales de hoja verde, germen de trigo)
  • Zinc (carnes vísceras, pescado huevos legumbres, flavonoides, coles, frutas rojas y moradas)
  • Selenio (pescado, marisco, huevos, frutas y verduras)
  • Isoflavonas  (Soja, tofu, semillas de soja)
  • Luteína (espinacas, acelgas, aguacates, brócoli, yema de huevo)

Tabla de ejercicios abdominales

Ejercicios abdominales, eficaces y sencillos

Estamos en la época ideal del año para empezar a realizar ejercicios abdominales y poner nuestro cuerpo a punto, sin prisa pero sin pausa, de manera que de aquí a nada, cuando llegue la primavera y empiecen a subir las temperaturas, podamos comenzar a quitarnos ropa sin complejos.

Pues bien, hoy os vamos a dejar una tabla de ejercicios abdominales muy sencillos que complementarán los tratamientos de cabina. Os ayudaran a conseguir un vientre plano y firme. Pero recuerda que la tripita no desaparece por arte de magia haciendo ejercicios abdominales. El músculo se encuentra situado bajo el tejido graso, por lo que éste no será visible hasta que desaparezca la grasa.

Así que después de tus tratamientos de cabina

Cavitación, manta de sudación, etc. Te recomendamos que hagas estas series de ejercicios 3 o 4 días a la semana, en días alternativos, realizando 2 o 3 series de 15 o 20 repeticiones. Con ellos trabajaremos todos los músculos del abdomen, (el recto anterior, los oblicuos y los transversos). Los movimientos deben ser lentos para que la contracción sea lo más efectiva posible.

Ejercicio 1:

Tumbados en una superficie rígida, ponemos las manos a los lados de la cabeza (tocando las orejas con la punta de los dedos) y flexionamos las rodillas. Entonces elevamos el tronco y acercamos el cuerpo a las piernas, volvemos a bajar con cuidado para no hacernos daño en la espalda. (Repetir este movimiento de 15 a 20 veces)

Ejercicio 2:

Dejamos una pierna flexionada apoyando la planta del pie en el suelo y cruzamos la otra pierna encima. Doblamos el brazo contrario a la pierna elevada, de manera que la mano quede en el lateral de la cabeza, la otra mano la dejamos reposar sobre nuestro vientre. Elevamos el tronco intentando alcanzar la rodilla con el codo del lado contrario. Volvemos a la posición original con cuidado. Repetimos el movimiento 15 o 20 veces. Después cambiamos de lado y hacemos las mismas repeticiones.

Ejercicio 3:

Seguimos tumbados con las piernas flexionadas, extendemos los brazos a lo largo del cuerpo y apoyamos la palma de las manos en el suelo, elevamos los pies unos centímetros del suelo y a continuación acercamos las rodillas al cuerpo, sin llegar a pegarlas, procuramos no superar un ángulo de 90º. Bajamos las piernas sin llegar a tocar el suelo. Repetimos de 15 a 20 veces.

Repetimos toda la serie de ejercicios otra u otras dos veces.

Recuerda que la disciplina y la constancia son fundamentales para alcanzar nuestros objetivos. Ten paciencia y no te desilusiones nada más empezar.