Entradas

Combinar alimentos, la mejor opción

Combinar alimentos, es una de la mejores maneras de alimentarnos, siempre que la combinación sea la acertada. Te damos alguna claves para poder combinarlos mejor.

En comparación con el concepto taoísta de equilibrio, la idea occidental de una dieta equilibrada resulta muy simple.

Lo más recomendable es comer un poco de todo en cada comida, mezclando alimentos tan diferentes como las proteínas, hidratos de carbono y grasas.

Está científicamente comprobado que para iniciar una buena digestión de cualquier proteína animal concentrada en el estómago se debe secretar pepsina (una enzima digestiva que degrada las proteínas en el estómago)

Pero también está demostrado que la pepsina sólo puede actuar en un medio ácido, que debe mantenerse durante varias horas hasta la completa digestión de las proteínas.

Mezclas sanas:

  • Proteína + verduras (carne o pescado con verduras).
  • Hidrato carbono + verduras  (arroz o pasta con verduras).
  • Hidrato de carbono + grasa (Pasta con verduras y con aceite de oliva).

Lo importante es mantener una dieta rica, con todo tipo de elementos.

Mezclas insanas:

Cuando ingerimos féculas (patatas, yuca, maíz o trigo) mezclado con proteínas, el estómago responde a esta presencia segregando jugos ácidos y alcalinos. Que se neutralizarán entre sí y dejarán una solución acuosa incapaz de digerir correctamente ni una cosa ni la otra.

Como consecuencia de esto, las proteínas se pudren y las féculas se fermentan debido a la constante presencia de bacterias en el canal digestivo.

Esta es la causa de los principales problemas digestivos: gases, ardor, hinchazón, estreñimiento y heces fétidas, hemorroides, colitis y demás problemas intestinales.

También muchas de las alergias son consecuencia de la mala combinación de los alimentos. La corriente sanguínea absorbe las toxinas de la masa fermentada y putrefacta de los intestinos. Estas toxinas provocan erupciones, urticaria y dolores de cabeza síntomas que habitualmente se asocian a alergias.

 

Una dieta, más ansiedad.

Estar a dieta puede convertirse en un enemigo poderoso y sobre todo en verano, cuando queremos adelgazar rápido y fácil. Pero si sólo nos fijamos en lo negativo y nos desanimamos, nunca podremos estar bien con nosotras mismas. Recuerda que la dieta la haces para estar mejor, más saludable y por ti misma.

Así que vamos a ver algunos consejitos y algunos “aliados” que nos pueden animar a seguir con la dieta…

Aliados:

  • No le tengas miedo a la báscula: no tienes porqué pesarte cada día para ver los resultados de la dieta. Perder unos gramos cada día es normal y no perderlos también. Si te obsesionas con los resultados y con perder peso rápido te creará más ansiedad por comer. Lo mejor es pesarse una vez a la semana o cada dos semanas.
  • Duerme bien: Se ha demostrado con estudios que no dormir no sólo no adelgaza, sino que puede llegar a hacer que ganes peso. Cuando hay insomnio se produce una hormona que nos hace sentir hambre cuando no dormimos bien. Aumenta la ansiedad y disminuye la sensación de saciedad. Además, se nota en tu rutina diaria, en tu piel, etc.
  • Busca gente que también haga dieta contigo: Alguien con quien compartir esa meta y alguien con quien darse un capricho controlado. Alguien para que nos diga “ahora no” cuando estamos con ganas de dejar la dieta, es necesario. ¡¡Búscalo o búscala!! Seguro que alguien se une.
  • Bebe muchísima agua: dos litros como mínimo. Sustituye los refrescos, el azúcar y las bebidas artificiales por bebidas naturales, agua, infusiones diuréticas…mantente hidratada, será uno de tus mejores aliados para eliminar toxinas.

Controla la ansiedad:

  • No te pongas ansiosa: Es normal sentir ansiedad y sobre todo al principio de una dieta, pero cada vez que sientas ansiedad puedes hacer algo de ejercicio para desestresarte y también buscar algunos trucos para picar entre horas: ¿recuerdas que te aconsejamos las tortitas de arroz para esos momentos?
  • Ponte metas pequeñas: Las dietas no están hechas para sufrir, sino para que tú te sientas mejor. Antes de empezar la dieta y antes de ponerte ansiosa. Ponte unas metas asequibles, por ejemplo puedes comenzar a controlar tu alimentación durante la semana y el fin de semana tomarte ese capricho con el que sueñas. Tu cuerpo lo agradecerá y tu salud también.
  • La disciplina: Ser constante y seguir la dieta como tú la planeaste, es importantísimo, pero sobre todo estar satisfecha con el trabajo que estás haciendo.

 

Recuerda, no te obsesiones porque cada día perderás muy poco peso. Lo que se pierde rápido, se recupera rápido, así que ¡¡CON CALMA!!

Mitos sobre alimentos, que hay de verdad.

Silvia nos ha preguntado los mitos sobre alimentos:

Hola, yo quería hacer dos preguntas a ver si vosotros me podéis contestar. 1- ¿es verdad que el pan tostado tiene menos calorías? y 2- ¿Qué tipos de alimentos me recomendáis para que coma entre horas?

Hola Silvia, muchas gracias por tu pregunta.

Aclaramos dudas:

  • El pan tostado NO tiene menos calorías. No es cierto que el pan tostado contenga menos calorías, simplemente al perder el agua por el proceso de calor del pan fresco, pesa menos.
  • Tampoco la miga del pan es más calórica que la corteza, tan sólo la miga tiene más cantidad de agua y por esto tiene más volumen. Pero tiene las mismas calorías.

Alimentos para picotear:

Y con respecto a los alimentos para “picotear” entre horas, te diremos que son muchas las opciones que tienes. Además, combinando alimentos saludables, podrás comer cuando quieras. Algunas ideas:

pepinillos en vinagre (esto suele funcionar muy bien porque no te deja con hambre y llena muy bien).

Galletas sin sal y untarlas con algún queso crema bajo en calorías.

Bastones de zanahoria o apio y comerlos con algún queso o yogur natural.

La fruta siempre es un buen aliado mientras no te excedas, sobre todo con el plátano, ya que es de las frutas más calóricas. Tómalas sobre todo hasta mediodía.

Gelatina sin azúcar, siempre la puedes mezclar con fruta.

Las galletas de arroz, al principio podría parecer que no tienen mucho sabor, sin embargo sacian el hambre y te acostumbrarás a ellas.

Con mucha imaginación puedes mezclar muchos de los alimentos y formar semi-comidas riquísimas. Cuéntanos próximamente qué tal.

Y por cierto, ¿has leído también el artículo sobre Alimentos ecológicos?

Podría ser una buena manera de cambiar tu alimentación siempre a una más sana.

Qué son los alimentos ecológicos.

Los alimentos ecológicos están muy de moda, pero muchas veces no sabemos como distinguirlos.

La verduras ecológicas; se producen en la tierra, por agricultores que además pueden enfatizar que perduren hasta las generaciones futuras. Por ejemplo, es importante saber que a estos alimentos no se les echa ningún tipo de pesticida (como los derivados del petróleo, herbicidas sintéticos o fertilizantes que dejan residuos sobre los alimentos y estos terminan en nuestras células).

Las carnes ecológicas;  a los animales tienen una alimentación libre de antibióticos y hormonas, tienen acceso a la luz del sol y tiempo determinado para pasar en campos certificados como orgánicos.

Beneficios:

  • La gente que utiliza estos alimentos son personas que se preocupan por su salud. Todo lo ecológico contiene una mayor cantidad de nutrientes que ayudarán a tu cuerpo a mantenerte saludable. Por ejemplo algunos de sus porcentajes:18% más de proteínas, 28% más de Vit C, 18% más de potasio, 77% más de hierro, 10% más de Calcio.
  • Por lo tanto, como podemos comprobar quizás sean más caros, pero evidentemente ingerimos menos cantidad y más nutrientes. Una alimentación “limpia” nos mantiene sanos en el sentido de que las enfermedades son una acumulación de toxinas en partes del cuerpo, normalmente adquiridas en la alimentación.

Medio ambiente

Por último, estos alimentos respetan el medioambiente, es respetuosa con la fauna, produce menos dióxido de carbono. También ayuda al ahorro energético ya que normalmente se aprovechan al máximo los recursos renovables.

Recuerda:

Quizás al principio de tomar estos alimentos te parezca que tienen un gusto muy fuerte, es que al estar cultivados en suelos puros poseen una mayor expresividad aromática y en su gusto se nota. Sin embargo muchos chefs los prefieren siempre en sus creaciones…¡Y ellos sí que saben!